Manuel

Foto: Sebastián Castañeda / Niños del Milenio. La foto no corresponde a la madre entrevistada.
Foto: Sebastián Castañeda / Niños del Milenio. La foto no corresponde a la madre entrevistada.

Manuel es ahora un hombre joven de 16 años de edad. El equipo de Niños del Milenio no pudo entrevistarlo en esta oportunidad, pues se encontraba fuera por varios meses, cosechando café con su padre. Es así que, en su lugar, conversamos con su madre, usando un traductor quechua.

La madre de Manuel está sentada en el patio de su casa. Ella comenta que desea aprovechar el buen clima. Coloca una manta tejida sobre un tronco y nos lo ofrece para sentarnos. Algunos de sus ocho hijos están jugando en el patio. El mayor está haciendo antorchas de caña para un desfile.

Su casa, de adobe, es bastante pequeña y ligeramente inclinada hacia un lado; el techo está cubierto con calamina. La entrevista es interrumpida a menudo por el ruido de las ovejas. Ocasionalmente, un niño responderá algunas preguntas por su madre, si ella está insegura de la respuesta.

La última vez que los visitamos, la madre de Manuel estaba bastante preocupada porque su esposo se había llevado a Manuel a trabajar con él en la selva por un período, y no habían regresado. Finalmente, Manuel envió un mensaje que él se encontraba solo, y ella tuvo que ir a buscarlo. El padre de Manuel apareció luego, pero para ese tiempo, su esposa lo había registrado oficialmente como desaparecido.

Esta vez, Manuel se fue nuevamente con su padre para recoger café en la selva y ha estado fuera por varios meses. Su madre dice que su hijo está estudiando en un colegio privado durante los fines de semana.

Ella nos cuenta que él es flojo y no puede cocinar, pero cuando está en casa cuida feliz a sus hermanos menores y los lleva a pasear por ahí. Ella está preocupada porque él solo está estudiando los fines de semana y está descuidando su educación.

“Estoy preocupada por mi hijo porque no estamos juntos.

¿Y no es posible conversar con su profesor en dónde él está? ¿Usted no sabe si ésta yendo bien o no?

No.”

Ella comenta que el padre de Manuel no está interesado en la educación de sus hijos: “Su padre no se preocupa para nada en los estudios de los niños. Yo soy la única que les dice que estudien.” Ella dice que si Manuel deja la escuela al final, será porque él no tiene el apoyo de su padre:

“Su padre le dice que si él quiere estudiar, le apoyará, pero no dice que (Manuel) tendrá que trabajar y hacer sacrificios para que él y los otros puedan ir a la escuela. Ellos pueden estudiar si quieren o no. Ese no es su problema, él dice.”

Ella misma trabajó en el campo desde los quince años. “Yo trabajé más duro que la gente hoy en día. Yo trabajé en la chacra. Yo cargué más papas. A mi me gustó el trabajo, probablemente porque yo no estuve en la escuela.”

La madre de Manuel dice que cuando ella era niña, ella sintió que su padre la quería más que su madre, pues él siempre se preocupó para que ella tuviera suficiente para comer. Ella asistió a primer grado pero después tuvo un accidente mientras jugaba con otra niña y se hirió una pierna. Después de eso estuvo asustada y se negó a permanecer en la escuela, así que fue a trabajar a la chacra.

Ella conoció al padre de su hija mayor cuando tenía 16 años de edad y tuve el bebé a los 17 años. Él la dejó poco después. A los 20 años, ella se juntó con su actual esposo y tuvieron siete hijos juntos, casi uno al año. El menor tiene ahora tres años de edad. Su hija mayor es ahora madre de gemelos.

Ella dice que su esposo pasa largos períodos en la selva. Ellos se han separado, y él ya no le envía dinero. Ella dice que ya no lo quiere y que tampoco desea tener más hijos con él. Sin embargo, ella cree que la situación familiar ha mejorado porque sus niños están creciendo y su hijo mayor está ayudando económicamente. Él trabaja para otros como peón, y también en la chacra de la familia. Ella teje mantas y compra y vende ovejas, a pesar de que su salud no es tan buena.

“¿Cómo le gustaría que sean sus hijos?
Ellos deberían ser respetuosos.

¿Cuando él crezca, cómo le gustaría que sea Manuel?
Yo quiero que el sea afectuoso y preocupado cuando se le pida hacer algo, quiero que me escuche.”

Ella cuenta que Manuel le dijo que él quería ser ingeniero en la Marina. Ella lo apoyará en lo que él quiera hacer en el futuro, pero la iniciativa deberá ser del mismo Manuel.

“Y si él decide quedarse y vivir aquí por el resto de su vida, ¿Qué pasará? ¿Estaría bien aquí?
Él se quedaría pobre, como yo, si él se queda aquí.”